El País

Checo Pérez roza el podio en el Gran Premio de Estiria

El piloto de Red Bull termina cuarto en Austria pese a perseguir, en las últimas vueltas, a Valtteri Bottas

Checo Pérez se estrenó en la sede de Red Bull y mostró la pericia ganada en más de una década en la Fórmula 1. Aunque no fue suficiente. En Spielberg (Austria), el único piloto latinoamericano en esta temporada finalizó cuarto y estuvo a menos de un segundo de rebasar a Valtteri Bottas. El de Mercedes sufrió ante la avanzada del mexicano que le faltaron vueltas para volver a subirse al podio. Su compañero, Max Verstappen, ganó la carrera por delante de Lewis Hamilton.

El mexicano tuvo una ronda de clasificación buena en la que ganó ritmo. En la Q2 incluso había finalizado primero, pero en el momento de la verdad terminó en quinto. La sanción a Valtteri Bottas por derraparse en los ptis le permitió subir un puesto más. Max Versappen, el piloto principal de Red Bull, arrancó desde la primera posición.

Checo Pérez atacó directamente a Norris en la primera vuelta. En la curva tres le había rebasado, pero el de McLaren le pudo rebasar y recuperar esa tercera plaza. “Necesito más potencia, es muy rápido en las rectas”, decía Pérez al equipo. Mientras el mexicano batallaba con el británico detrás venía un Bottas con buen ritmo.

En el giro 10, Checo Pérez aprovechó un momento de desorientación de Norris para ganarle la tercera posición. Bottas también pasó por delante del británico. Y luego vino el suspenso. El nacido en Jalisco sufría porque Bottas le recortaba segundos de distancia. El de Red Bull tuvo que salir a los pits para cambiar los neumáticos en la vuelta 27. Y esta vez, los que eran considerados los mecánicos más rápidos del circuito, le costaron cuatro segundos clave. Bottas y su Mercedes se fueron a todo galope para quedarse con esa tercera plaza.

En la punta Verstappen empezó a trabajar para mantenerse en la punta. La calma llegó con la experiencia del mexicano. Pérez administró bien sus gomas duras para aguantarle el ritmo a Bottas que empezó a tener el desgaste de sus ruedas, en especial la trasera derecha.

El mexicano, en las últimas 25 vueltas, recortaba la distancia a Bottas con la potencia del coche del búfalo rojo. Fue hasta el lap 55 cuando le pidieron al mexicano entrar, de nuevo, a los pits. Era la apuesta para arrebatarle el tercer lugar a Bottas. El Red Bull salió con turbo. La diferencia se estaba acortando, pero el tráfico en la pista impedía que el mexicano pudiese emparejarse con el de Mercedes. Bottas, con el corazón en la mano, terminó tercero. Pérez, a menos de un segundo de rebasarle, se quedó a nada. “Fue una lástima lo que ocurrió en los pits, pero Sergio dio una fantástica pelea”, dijo el jefe de Red Bull, Christian Horner, a F1 TV. “Estoy agradecido de que pude defenderme de Pérez”, lanzó Bottas.

Red Bull mantiene el dominio en el campeonato de constructores y en el de pilotos: Verstappen en la cima (156 puntos), Hamilton (138) y Checo Pérez en el tercer lugar (96). El mexicano suma una victoria, en Bakú, y un tercer lugar en el GP de Francia. La escudería de la bebida energizante tendrá otra exhibición en casa el siguiente semana. Pérez quiere venganza contra Bottas.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba